Ha transcurrido ya un año desde que, por primera vez, me dirigí a vosotros para saludaros con motivo de nuestras fiestas en honor a la Divina Aurora. Pese ha haber formado parte del “Consell de la Fila” durante varios años y conocer las implicaciones que esto conlleva, el estar al frente de esta gran Filà ostentando la máxima representación como Presidente y asumir las responsabilidades inherentes al nuevo cargo, ha hecho de este primer año, un periodo apasionante y plagado de nuevas experiencias.

El primer acto importante al que tuve que enfrentarme fue la Noche de San Juan, tener que subir al escenario para imponer las Bandas representativas a nuestros capitanes, en presencia de todo Nuestro Pueblo era todo un reto, pues los nervios propios de la primera vez y el temor a equivocarte estaban muy presentes. Ya llegadas las fiestas en Septiembre, a uno le pesa la responsabilidad del cargo, pues mis mayores deseos son que todo se desarrolle conforme al guión previsto, sin contratiempos y con la lucidez que se merece nuestra “Filà”. Felicito a los Capitanes que nos representaron el año pasado y a todos los festeros de la “Filà de Cristians” por su buen hacer durante todas las Fiestas.

Pero con todo, el cargo también tiene muchos momentos de gran satisfacción, comprobar que todo se va desarrollando como está previsto y sobretodo ver que festeros y festeras disfrutan de su participación en los actos, resulta muy gratificante y es el fruto y recompensa por el esfuerzo hecho. Quiero reconocer la labor de todos los miembros del “Consell”, que durante todo el año y en especial los días de fiestas, se esfuerzan en la organización, no solo de los actos festeros en general, sino también, en todo lo que supone el día a día de la “Fila”.

Este año ha sido un año difícil económicamente y desde la directiva hemos intentado en lo posible, que ningún festero haya tenido que dejar de salir por motivos económicos. En este sentido hemos recuperado los “sopars de sobaquillo” en el “mig any” y en la cena de agosto, con la intención de que el coste no fuera una mayor carga para el festero y que todos pudiéramos disfrutar de estos momentos de fiesta y hermandad. También hemos mantenido el importe de la cuota como viene siendo ya habitual en los últimos años, no ha sido incrementada y pese a la disminución de los ingresos, hemos podido abordar alguna mejora en el “maset” que era necesaria como el cambio de los equipos de refrigeración.

Por último, únicamente me queda desearos a todos los festeros, a los nuevos Capitanes, a todo el pueblo de Beneixama y a cuantos visitantes y amigos nos visiten en estos días tan especiales y entrañables para nosotros, que paseis unas felices fiestas de Moros y Cristianos en honor a nuestra patrona La Divina Aurora.

 

Francisco Paya Sanchis